Las Neurociencias y la Psico-Neuro-Inmuno-Endocrinología han aportado numerosos conocimientos en los últimos años y ya no se cuestiona la relación entre el cuerpo y la mente. Y dicha relación tiene un impacto directo sobre la salud del ser humano.

La Psico-Neuro-Inmuno-Endocrinología ha desvelado los mecanismos intrínsecos del estrés, y como éste afecta en forma negativa a nuestro sistema inmunológico. Y que dicho sistema, contrario a lo que se creía antes, es muy dinámico y está perfectamente interconectado con el cerebro y con el sistema endocrino.  Pero fundamentalmente ha aportado la claridad necesaria para establecer las bases bioquímicas de la relación entre la mente y el cuerpo.

La medicina mente-cuerpo tiene como objetivo contrarrestar los temidos efectos del estrés y por tanto pone a disposición del paciente técnica de probada eficacia, contrastadas científicamente como el yoga, el tai chi, la meditación, las técnicas de relajación y respiración, y la coherencia cardíaca.

Los trabajos pioneros del Dr. Richard Davidson nos muestran cómo el cerebro presenta cambios estructurales con solo 8 semanas de meditación. Desde los trabajos de la Dra. Candance Pert, hoy en día sabemos que los pensamientos positivos generan neuropéptidos beneficiosos que estimulan nuestro sistema inmune.

La medicina Mente-Cuerpo aporta al paciente la herramientas necesarias para que recupere su homeostasis (equilibrio natural de nuestro organismo). De esta manera, no solamente podemos prevenir muchas enfermedades sino que además, una vez enfermo, el paciente esté mejor preparado para los tratamiento que tiene que afrontar.